Páginas

miércoles, 15 de agosto de 2012

encuentro


La felicidad se ha roto los nudos 
para quedarse bailando 
en los rincones de este encuentro.

Nos encendimos una lamparita invisible 
y los ojos se siguen mirando en la misma luz,
en este ahora perpetuo.

Abres una ventana nueva en tu tiempo 
y mi boca te besa con cada palabra.
Agito un mar distinto en mi vientre 
y tus labios me dicen en toda canción.

Nos ofrecemos un espejo invisible 
y las luces se hablan en la misma mirada,
en este aquí sin mapa.

Tan sutil el reflejo, y tu piel ya es calor.
Tan delicada la luz, y mi piel ya es refugio. 

(Está creciendo un jardín.)