Páginas

sábado, 1 de noviembre de 2014

buena esperanza

No soporto el olor de tu ausencia,
el sabor de su silencio.
Mi vientre seco ríe lágrimas,
las hormonas se pisan unas a otras
en la fila que forman si no estás.
Se me está hinchando la memoria de amor
y ya no me hallo en ella sin ti.
Por eso, cuando no me miras,
escribo con la esperanza 
de que el poema tenga tus ojos.

Casi nunca lo consigo.

andrea mazas