Páginas

viernes, 28 de noviembre de 2014

adicta a la velocidad

Adicta a la velocidad, 
pisar fuerte en la carrera
y soy la lenta. No importa
cuánto acelere, cómo apriete.
No me adelanto, tengo siempre
la vida por delante. No veo
su cara, solo intuyo su gesto,
y así es mejor. Yo, la rezagada,
la que quema suela, edad,
al límite del amor sin conocerlo
en la pista del azar.

andrea mazas


'Cambio de ubicación a intervalos', de Klaus Rinke (1972)