Páginas

viernes, 16 de noviembre de 2012

lección inesperada



– Hija, a veces hay que ser muy hombre para que ciertas personas te respeten como mujer.
 
– ¡Qué paradoja!, ¿no, mamá?