Páginas

viernes, 5 de abril de 2013

creo, luego soy curioso



Creo, luego soy curioso. Si existiera artista que no lo fuera —cosa que no creo, o sería artista que no crea, lo que creería, cuando menos, curioso ( y egoísta, creo)—, sería algo así como una especie rara de gato con todas sus vidas intactas: el que crea de algo ha de haber muerto antes.