Páginas

martes, 27 de marzo de 2012

en blanco


No digo nada.
Cuando la otra calla,
mi voz es silencio.

Ella es placer y el poema.
Ella es sombra y la amante.
Con ella recorro todos los caminos:
     de la flor hasta el sueño,
     desde el miedo al olvido.
Con ella fui la niña
que se convirtió en dragón,
ella habitaba el espejo,   y yo fui
algunos días sus versos.
ciertas noches los pétalos.
No digo nada:
las dos somos invisibles
cuando la otra guarda silencio.