Páginas

sábado, 11 de febrero de 2012

entrada, o ¿por qué un blog?



... la pregunta no es original; la respuesta tampoco lo será. Supongo que otros muchos que llevaran tiempo escribiendo y que, después de mucho pensarlo, decidieran empezar a utilizar un blog sintieron, como yo ahora, la necesidad de explicarse las razones. Supongo que muchos, al responderse, sin darse cuenta, inauguraron, como yo estoy haciendo, su “diario”, al volcar esa primera reflexión en su primera “entrada”.

Si escribo entre comillas diario y entrada es porque, en cuanto a la primera, lo que pretendo no es escribir un diario y, en cuanto a la segunda, es un término que me resulta antipático: este lugar sólo tiene una entrada, una puerta. Eso es lo que son estas primeras palabras: la puerta queda abierta, me doy la bienvenida desde dentro. Por ahora me quedo.

… pero me estoy desviando de la pregunta: ¿por qué un blog? La respuesta es “¿Por qué no?”.


andrea mazas