Páginas

domingo, 28 de febrero de 2016

a-mar-se

Cómo decir que soy isla,
que pocos se adentraron en mí
y conocieron la ciénaga
y su boca fue mi dulzura,
que la inmensidad quedó
desorientada a mis orillas,
recostada en mi rostro idílico,
en mi sonrisa más blanda.
Cómo contar mi raíz, que se hundía
en el agua sin tocar fondo, que daba
bandazos, delicado talo en su deriva,
a tantos metros de mi cuerpo, espejismo
de todas las ternuras que invoqué.
Cómo sé que eres el náufrago
que me hizo su brújula,
que avanzas en mí y me atraviesas,
que retiras a tu paso mis ramas más pesadas.
Cómo sentir que me crees refugio
y lo soy para los dos, casi como un milagro.
Cómo decirme que es certero
el faro de esta costa, que el amor es
siempre mi calma aunque no amaine,
que te miro y asiento, que asumo
mi parte en la tempestad,
que nuestro abrazo es el ancla.
Cómo contarme que soy cabo
de este nudo ciego, que me quiero contigo.
Cómo callarlo todo y que lo nuestro 
sea el mar.

andrea mazas

'The Boy Who Flew in a Boat', de Michael Vincent Manalo