Páginas

martes, 12 de marzo de 2013

aprendizaje



¿Cuántas playas hay que recorrer para reconocer el mar en el mar?
¿Cuántas llamas hay que encender para aprender el fuego?


En nuestras bocas, mientras nos besamos,
bailan los amantes que tuve con las mujeres a las que amaste.


Marea baja.
Por error, en la arena
vuelven mis pasos. (A. Neuman)